Seleccionar página

Hoy vamos a hablar de algo que surgió en Finlandia hace más de 2000 años. Las saunas, algo concebido para eliminar toxinas, relajar y conseguir el alivio muscular. Por supuesto, toda esa tecnología ha avanzado mucho desde entonces, dotándola de múltiples beneficios. Y te lo vamos a contar, por supuesto.

Estamos hablando de las saunas de infrarrojos, unas saunas que convierten la energía de la luz en energía de calor y con ello consiguen aumentar la temperatura corporal sin aumentar la temperatura ambiental. Siendo más concretos, no hay vapor, vas a poder respirar a la perfección y pasar más tiempo y seguro que mucho más relajado que con una sauna de vapor.

¿Te imaginabas quemar en una sesión las mismas calorías que en una sesión de running de 30 minutos mientras disfrutas del “calorcito” de la sauna? Pues este es otro beneficio más de una lista casi interminable entre los que destacan, la eliminación del ácido láctico de los músculos, producto de la actividad deportiva, o una mejora en la circulación gracias al aumento del bombeo sanguíneo y la dilatación de los vasos sanguíneos.

La radiación infrarroja de las saunas es totalmente segura y son muy recomendables para el uso doméstico en lugares pequeños, habitaciones, baños, etc.

Los efectos de las saunas se notan a los pocos minutos con una sensación de masaje calmante, que te ayudará a relajar las tensiones diarias.

En weyka.com te ofrecemos un catálogo de saunas de infrarrojos con distintos acabados y todos de la mejor calidad, con diferentes tamaños, para que se ajuste a tus necesidades y a tu presupuesto. ¡Échale un vistazo a nuestro catálogo y elige la que más te guste! Estaremos encantados de ayudarte.